Escuela Universitaria Osteopatía

Síndrome de Serotonina con hipernatremia atípica

La incidencia del síndrome de serotonina en los Estados Unidos está aumentando cada año. Los proveedores deben ser conscientes de los criterios diagnósticos útiles y tener un umbral bajo para utilizar dichos criterios para prevenir el aumento de la morbilidad y la mortalidad. En este caso, una mujer de 64 años con un historial médico complejo complejo se presentó en el departamento de emergencias con un estado mental alterado después de que su esposo no le hubiera respondido bien. Muchos de sus síntomas se alinearon con los criterios comúnmente utilizados para el síndrome de serotonina; sin embargo, su compleja historia clínica pasada y los niveles de sodio extraordinariamente elevados evitaron que sus proveedores llegaran a este diagnóstico antes. Este caso único ilustra que, a pesar de tener criterios específicos para el diagnóstico, el síndrome de serotonina puede ser un diagnóstico complicado, particularmente en el contexto de comorbilidades múltiples y polifarmacia. Además, es importante mantener los efectos tóxicos de los medicamentos en una lista de diagnóstico diferencial y conocer los criterios utilizados para el diagnóstico. Uno de los métodos más fáciles y más rentables para el diagnóstico es comenzar con un historial completo, un examen físico y la conciliación de medicamentos para abordar los efectos adversos de los medicamentos que se pueden prevenir fácilmente.

Presentación del caso Una mujer de 64 años de edad con un historial médico complejo complejo se presentó al departamento de emergencias a través de una ambulancia luego de que su esposo la encontró poco receptiva. Su esposo dijo que cuando él intentó despertarla de una siesta más temprano ese día, ella reaccionó menos que de costumbre y se quejó de que no podía mover sus extremidades inferiores debido a la rigidez. Al interrogar a la paciente, ella admitió dificultad para respirar y rigidez muscular, pero negó náuseas, vómitos, diarrea, dolor de cabeza, dolor abdominal, dolor de pecho o tos. Ella negó las recientes caídas o lesiones. El paciente tenía antecedentes médicos de ansiedad, depresión, hipertensión, hiperlipidemia, neuropatía, fibromialgia, enfermedad renal crónica en estadio 3, síndrome de dolor crónico y estado de pseudotumor cerebral después de derivación auricular ventricular. Ella negó cualquier historia de accidente cerebrovascular o infarto de miocardio. Los medicamentos para el hogar incluyeron 0,5 miligramos (mg) de clonazepam una vez al día, 100 mg de lamotrigina una vez al día, 600 mg de gabapentina dos veces al día, oxicodona 10 mg una vez al día, 20 mg de citalopram dos veces al día, y paroxetina 25 mg de liberación controlada por la mañana y 12,5 mg a la hora de dormir. El paciente negó cualquier uso de alcohol, tabaco o drogas ilícitas. Al presentarse en el servicio de urgencias, el paciente tenía una temperatura de 101.1 ºF, una frecuencia cardíaca de 107 latidos por minuto, 27 respiraciones por minuto y una presión arterial de 171/73 mmHg. Un examen cardiovascular reveló un ritmo regular con un soplo sistólico de grado III / VI, sin edema y pulsos periféricos palpables. Los pulmones eran claros para la auscultación bilateral, y el pecho no estaba sensible. El examen abdominal reveló un abdomen suave y no sensible con sonidos intestinales normales y sin masas. Un electrocardiograma (EKG) reveló hipertrofia ventricular izquierda, bloqueo fascicular anterior izquierdo y taquicardia sinusal sin otros cambios desde el EKG anterior (Figura 1). Su nivel de ácido láctico fue de 5.0 mmol / L, y su prueba de influenza fue negativa. Su análisis de orina fue normal, y una radiografía de tórax reveló un infiltrado del lóbulo inferior derecho. El paciente fue ingresado en el hospital para un tratamiento adicional.

Lee más:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


css.php
sitemap