Escuela Universitaria Osteopatía

Características de imagen del obturador Interno Bursa de la cadera

Un hombre de 28 años de edad presentó hinchazón y enrojecimiento en el área inguinal derecha y nalga de dos semanas de duración. También se quejaba de fiebre intermitente y debilidad en la pierna derecha. Los hallazgos iniciales de laboratorio mostraron niveles elevados de ESR (66 mm / h) y CRP (15,4 mg / dl). La resonancia magnética se realizó para identificar el foco de infección y guiar la planificación del tratamiento, y mostró una acumulación de líquido de paredes delgadas entre el tendón obturador interno y la superficie posterior del isquion (Figura 2A). La articulación de la cadera parecía normal. Sin embargo, se observó una mejora difusa del tejido blando en el área inguinal derecha, la pelvis menor y a lo largo del nervio ciático. La infección pélvica difusa con bursitis reactiva de una bursa interna obturadora se diagnosticó con base en las características de imagen clínica y de RM. Después de ocho días con antibióticos, sus hallazgos de laboratorio volvieron al rango normal, y la RM de seguimiento 12 días después mostró la desaparición completa de la bolsa de líquido y la mejora del tejido blando en el área pélvica derecha (Fig. 2B). Desde entonces ha estado asintomático.

Una bursa es un saco forrado con células sinoviales que típicamente se forma en un área de fricción del tendón. Recientemente, se han descrito las características de RM de varias bursitis poco frecuentes, como bursa obturadora externa, subgluteus medius bursa y subgluteus minimus bursa (4, 6). El músculo obturador interno se origina ampliamente desde el margen del foramen obturador, la membrana obturatriz, el hueso ilíaco y la base de la espina isquiática, y cubre la mayor parte de la pared pélvica lateral (7). Luego pasa a través del foramen ciático menor y, finalmente, sus fibras convergen para formar un tendón que se inserta en la cara medial del trocánter mayor del fémur, junto con los tendones de los músculos gemelos superiores e inferiores (1). Con más detalle, el tendón obturador interno hace una curva en ángulo recto sobre la superficie ranurada del isquion, entre la espina isquiática y la tuberosidad, y luego pasa horizontalmente a través de la articulación posterior de la cadera antes de que se inserte en el trocánter mayor. Además, la bursa obturadora interna se encuentra entre el tendón obturador interno y la superficie ranurada del isquion (1). En la literatura ortopédica se han descrito varias afecciones patológicas que involucran el músculo obturador interno, el tendón o la bursa (8-10), aunque no se han descrito hallazgos por imágenes de la bursitis obturatriz interna. De hecho, Swezey (8) comentó que la bursitis obturadora interna se ha pasado por alto como un foco de irritabilidad miofascial con dolor lumbar. Debido a que los pacientes con bursitis obturadora interna tienen síntomas vagos, como irritabilidad miopecial inespecífica, fiebre e hinchazón de las nalgas, el diagnóstico clínico se realiza por palpación directa sobre el locus anatómico de la bursa obturadora interna. Cuando un paciente está acostado de un lado con la rodilla afectada estirada hacia el pecho, la bursa obturadora mternus puede palparse por encima de la tuberosidad isquiática. Varios artículos han descrito los hallazgos clínicos de los abscesos musculares del obturador interno en niños y han enfatizado el uso de la RM y la TC para confirmar el diagnóstico (9). Además, los abscesos musculares del obturador interno se confunden a menudo con la artritis séptica de la articulación de la cadera, debido a sus presentaciones clínicas similares. Las resonancias magnéticas de los abscesos musculares obturadores internus son; hinchazón muscular y un bolsillo de líquido mejorado en el borde en o adyacente al músculo obturador interno. Estos abscesos generalmente tienen una pared gruesa que realza y una cavidad más grande que la bursa interna obturadora infectada. En nuestros casos, no hubo evidencia de artritis séptica, es decir, derrame articular, mejora sinovial o cambios en la señal de la médula ósea en la articulación de la cadera. En un informe de caso relacionado con la tendinitis obturatriz interna, el paciente fue tratado con una inyección guiada por TC de esteroides y anestesia local en la vaina del tendón (10). Ver mas..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


css.php
sitemap