Escuela Universitaria Osteopatía

¿Qué es un osteópata?

Un osteópata es aquel profesional de la salud que, tras haber recibido una formación adecuada (más de 1500h, después de una profesión sanitaria o 5000h de formación completa), trata las disfunciones de movilidad de los tejidos corporales.

Para ello, el osteópata utilizará sus manos como herramienta única y principal. Dichas manos han tenido que ser entrenadas previamente para poder detectar los micromovientos que se producen en los tejidos y sus disfunciones con lo que poder llegar a un diagnóstico preciso que será la base del tratamiento osteopático.

Tratamiento osteopatico, medicina osteopatica , Osteopatía

Para el osteópata, es muy importante la formación recibida puesto que necesita con la mayor exactitud posible la morfología de todas las partes del cuerpo reunidas en un conjunto funcional a través del tejido conjuntivo. Como dijo Still (creador de la Osteopatía): La Osteopatía tiene 3 lecciones básicas, la primera es Anatomía, la segunda Anatomía y la tercera Anatomía.

Podemos deducir de esto la importancia que tiene para el osteópata la biomecánica, neuroanatomía, la psicobiología, la patología y la relación estructura función, por lo tanto, necesita adquirir muchos conocimientos teórico-prácticos dentro de su desarrollo académico que después tendrá que poner en práctica y también necesita adquirir una experiencia clínica para poder llegar a un diagnóstico preciso. Es muy difícil conocer cómo se mueve una estructura si no conozco su morfología, y sirve de muy poco conocer la morfología de una estructura si después no soy capaz de sentir el movimiento de dicha estructura.

Además de tener un conocimiento preciso de la morfología corporal, el osteópata también debe conocer con exactitud la sintomatología del resto de patologías que afectan al cuerpo humano puesto que una parte fundamental del tratamiento osteopático es el diagnóstico diferencial. El osteópata debe ser capaz de diagnosticar con la mayor precisión posible dichas patologías para poder decidir si la dolencia del paciente es posible resolverla con Osteopatía o si por el contrario hay que derivar al paciente hacia otro profesional de la salud.

Una vez adquiridos los conocimientos previos tanto a nivel teórico como práctico, el osteópata debe ser capaz de localizar el origen del problema, su etiología, ya que la Osteopatía no trata el síntoma, sino que trata el origen de la patología. Este axioma nace del propio creador de la Osteopatía, ya que Still era Médico e Ingeniero, de ahí la importancia que le dio a la estructura con respecto a la función: “La estructura gobierna la función”. Por ello, para que un tejido cumpla su función con normalidad, su estructura debe estar respetada.

El osteópata debe ser consciente en todo momento de que su objetivo principal es buscar el origen del problema y no centrarse en tratar el síntoma. Para el correcto tratamiento, el cuerpo del paciente debe estar en equilibrio entre la homeotasia y homeorresis, ya que sin la ayuda inestimable del sistema inmunológico y la propia autocuración del paciente, es imposible que el tratamiento osteopático se lleve a cabo.

 El osteópata debe ser consciente de que no es el responsable único de la mejoría de los síntomas, sólo es un acompañante en la recuperación del buen estado de salud del cuerpo y debe conseguir que haya un equilibrio entre los diferentes sistemas que anteriormente hayan sido dañados.

También es importante para el osteópata conocer el estado emocional y las alteraciones psicosomáticas del paciente, ya que el abordaje del tratamiento debe hacerse tanto desde el punto de vista físico, como químico y emocional. Si no se tiene claro este punto, es imposible pensar en globalidad que al fin y al cabo es el objetivo de la Osteopatía.

Una vez reunidos todos los puntos anteriores, el osteópata tendrá en sus manos las herramientas suficientes para tratar disfunciones corporales como: lumbalgias, cervicalgias, dorsalgias, dolores articulares, cefaleas, problemas viscerales, dolores menstruales, esguinces cervicales, esguinces de tobillo, contracturas musculares, problemas respiratorios, ciáticas, etc…

También es importante el trabajo del osteópata en patologías relacionadas con los niños como pueden ser las tortícolis congénitas, plagiocefaleas, los cólicos del lactante, estreñimiento, otitis, estrabismos, problemas oclusales, las displasias de cadera, etc… y con las madres, ya que gracias a la Osteopatía se puede facilitar la movilidad de los huesos de la pelvis y así facilitar la salida del niño por el canal del parto.
En definitiva un osteópata es un ingeniero biomecánico del cuerpo y un reequilibrador de sistemas corporales (musculo-esquelético, cardiorrespiratorio, neurológico, digestivo, urogenital, sensorial-propioceptivo, neurovegetativo, etc.)

 

Otros artículos relacionados:

¿Qué es la osteopatía?

Información sobre la Osteopatía o Medicina Osteopática en WIKIPEDIA.

9 pensamientos sobre “¿Qué es un osteópata?

  1. Sara

    Está muy bien explicado! Se agredece que haya más instituciones que estén trabajando en la enseñanza de esta profesión tan poco conocida en este país. Un saludo fuerte

  2. Montse

    Un resumen facil de entender y para mi enriquecedor . Algunas veces he tenido que acudir por diversas dolencias y quería saber algo más .
    Saludos

  3. Verónica Martín Casquero

    A mi me va muy bien y lo recomiendo a todos y cada uno. La salud es más “”””vida”””””.necesitamos más profesionales osteopatas. No esperes a necesitarlo!!!!!! Visitale y conserva tu mayor tesoro que es la ####SALUD#####

  4. margoth

    puede um osteopata tratar la neuropatia periferica..tengo la mano entumecida y con cortiente..tuve una mastectomia. gracias

  5. MARIA DEL PILAR FERNANDEZ RANCHAL

    Muy buenas, quería saber si el osteópata puede tratar la lumbalgia mecánica. Muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


css.php
sitemap